Mi top 30 de 1992

Hace unos años publicaba en este blog mi afición a los rankings musicales que recopilaba y elaboraba durante mi infancia y la adolescencia. En ese post contaba, entre otras anécdotas, que durante la primera mitad de los noventa procuraba hacer una lista con las canciones que más me habían gustado en el año, tomando como base el ranking anual de Doble9 –el último reducto del rock en las radios limeñas- que se emitía todos los 31 de diciembre.

Lo que no contaba en esa entrada era que esa auto-obligada obsesión por escuchar todo el programa completo -99 canciones en más de diez horas de emisión- tenía una justificada razón: hacer en los días siguientes mi propio ranking que serviría después para armar una lista de temas -consensuada con la de mi hermano-, y que posteriormente llevábamos a una tienda de discos de Galerías Brasil para que nos lo grabaran en sendos casetes a los que le daríamos la vuelta una y otra vez.

Mientras vivía en casa de mi madre, esas notas con mis preferencias musicales los guardaba en el cajón de mi mesa de noche junto a otros recuerdos como fotografías, libretas telefónicas o entradas de conciertos. Para cuando me mudé a España en el 2002, todos esos objetos fueron almacenados en cajas sin etiquetar, cubriéndose de polvo y humedad, sin saber si iban a ser abiertas en algún momento. Hasta que ese momento ocurrió.

Este año mi madre tomó la decisión de vender la casa. Lo que seguía era trasladar algunos de los muebles a nuevas ubicaciones, tirar todo aquello que se consideraba innecesario e inservible, y recuperar aquellas pertenencias que durante años dejamos entre cartones y que ya nos habíamos hasta olvidado de su existencia. Volví a Lima para recoger principalmente algunos libros y varios CD que quería traerme a España pero mi emoción fue mayor cuando abrí una descolorida caja de zapatos y aparecieron ante mí, otra vez, esas listas con tanta historia -como si fuera una de esas “capsulas del tiempo” que tanto salen en las series norteamericanas-.

Eran los rankings que hice en cuatro años consecutivos, desde 1992 a 1995, cada una conteniendo las que para mi eran las treinta mejores canciones de ese año. La mayoría de los temas estaban correctamente indicados –nombre y artista- pero habían casos en los que estaban mal escritos (“David Bryne” en lugar de “David Byrne”, “Pressure” en vez de “Pleasure” de Soup Dragons), o faltaba el grupo (“The Breeders” para “Cannonball”) o el título (“Shrine” el único éxito de Dambuilders en el 94), y hasta en un caso ¡no había ni título ni nada! (el puesto 17 del año 1994 que arbitrariamente se lo he asignado a Weezer, una banda que me gustaba mucho y que no tenía ningún éxito en ninguna lista).

Me entusiasmó tanto recuperar estos rankings que me animó a regresar a la radio -un año después de mi despedida oficial-, con la intención de hacer sólo tres ediciones programando mi top 30 de 1992, con el gancho de que se cumplían 25 años desde su difusión inicial. Aquí les dejo los link de estos tres programas especiales:

Top 30 – 1992 : Puestos del 30 al 21

Top 30 – 1992 : Puestos del 20 al 11

Top 30 – 1992 : Puestos del 10 al 1

Y si solo quieren escuchar los temas, les comparto esta lista de Spotify con todos los puestos a excepción del primero -¡qué casualidad!-, el gran tema de The Men, el one-hit-wonder “The Church of Logic, Sin & Love” (pongo el link del video al final del post).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s