No bombardeen Barrio Norte – Martín Zariello

20799497_10156777206353438_7241602618371701333_n

Una maravilla. No sé si habrá sido la intención del autor armar una especie de libro multimedia pero es que su lectura te lleva inevitablemente a pensar en ello: lo más obvio es leer cada capítulo mientras se escucha la canción correspondiente, las veces que haga falta; pero es que además el análisis está tan profusamente documentado, entre otras fuentes más literarias y periodísticas, de vídeos de YouTube que, con las claves de búsqueda adecuadas, aparecen de inmediato para corroborar las apreciaciones del autor.

Así, un libro de lectura fácil de poco más de 150 páginas, que se podría terminar en unas pocas horas, se transforma en toda una experiencia visual-auditiva que multiplica ese tiempo por dos, tres o diez veces, deseando que no se acabe nunca y que nos deje atrapado entre los datos, las imágenes y los sonidos que el maestro Charly nos ha regalado durante toda su carrera.

Porque esa es otra particularidad de esta obra: a pesar que el título especifica que es un ensayo sobre el álbum “Yendo de la cama al living”, el autor recopila información y ofrece conclusiones tomando en consideración toda la vida y obra de García, algo que se percibe como necesario para poder comprender mejor, y de manera más completa, las inquietudes, influencias y composiciones de un artista con más de 45 años de producción musical.

Lo más curioso es que quien lo escribe, Martin Zariello, ni siquiera había nacido para cuando se publicó el disco a finales de 1982 (él nació en el 84), es decir, no es un recuerdo propio provocado por el impacto que pudo haber significado ver y escuchar a García en el mítico concierto de Ferro en el 82 o los del Luna Park en el 83, sino el trabajo de investigación de un tipo que se hizo fan de Charly en el que para muchos fue su peor época (la de “Say No More” en la segunda mitad de los 90). Y lo escribe como el fanático que sabe que escribe con mucha subjetividad pero que se esmera en fundamentar sus ideas con la objetividad que le permite sus diversas fuentes de documentación.

Un libro completo que te deja con ganas de más. Quisieras seguir leyendo acerca de cómo se hizo “Clics modernos” o “Piano bar”, aunque lo más probable es que el autor esté pensando en realizar un estudio similar con el intenso “Say no more” o el intrascendente “El aguante”. Aunque quizás, si él se anima a escribirlo y yo me animo a leerlo, me termine de convencer de que se tratan de obras al mismo nivel que este invalorable “Yendo de la cama al living”. Sería posible. La vanguardia es así.

— o —

Algunos fragmentos que destaqué del libro mientras lo leía:

«Este tipo de letras testimoniales y bifurcadas son las que van a extrañar los viejos fans de Charly desencantados con el rumbo de su obra y de su vida a partir de los 90. Mientras que Spinetta cumplía el rol de poeta, para ellos Charly, como alguna vez sentenció Carlos Polimeni, era el cronista del rock argentino, el tipo que cantaba la posta y, a través de su prodigiosa capacidad de síntesis, expresaba los deseos, las penas y las miserias de los argentinos.»

 

«Creo que una de las razones por las que el vínculo de Charly y sus fans es tan profundo e intenso reside en que muchas de sus músicas y de sus letras dan la sensación de ocurrir en soledad y durante la madrugada. Las canciones de García cuentas cosas que sólo podemos sentir en plenitud cuando estamos solos. De ahí el alto grado de complicidad.»

 

«El ‘Rezo por vos’ bajo el diluvio del Concierto Subacuático pasó a la historia, pero el de Las Bandas Eternas tiene un cruce de miradas que parece encerrar todo el amor que habita en el mundo.“»

 

«‘Peluca telefónica’ puede escucharse mil veces y siempre va a causar algún tipo de bienestar emocional, ya sea por el optimismo que transmite la música, el delirio de la letra o la sensación de que García, Spinetta y Aznar se juntaron para hacer algo único: por el alto grado de espontaneidad y frescura de la grabación es un tema que no se puede reproducir en vivo (literalmente nunca se pudo reproducir). El gran acierto de ‘Peluca telefónica’ es muy difícil de lograr en un estudio: la naturalidad, que no suena impostada y es verosímil.»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .