Spotlight (3.5)

16.02 Spotlight.01

Periodismo de investigación convertido en thriller.

Son de esas películas que sirven tanto como un homenaje a un colectivo, como para salir del cine del cine diciendo “me hubiese gustado (o me gustaría) ser periodista”. “Spotlight” presenta la verídica historia de cómo el equipo de investigación del Boston Globe destapó el escándalo de los curas pederastas de su localidad en el 2002. Lo mejor es que su director y co-guionista Thomas McCarthy en lugar de centrarse en las miserias de la iglesia católica -que hubiese sido lo más fácil- se enfoca en las vicisitudes y presiones que sufren los reporteros en su búsqueda por la verdad.

Todo se inicia cuando el nuevo editor del periódico (el flemático y espléndido Liev Schreiber) le encarga al equipo Spotlight –liderado por el revivido Michael Keaton– investigar las denuncias de abusos sexuales que habrían efectuado algunos párrocos de la archidiócesis de Boston. Keaton y sus colaboradores revisan información de archivo, se entrevistan con los afectados y van descubriendo pistas al mismo tiempo que lo hace el espectador. Entre las actuaciones destaca Mark Ruffalo como el más vehemente periodista callejero del grupo y Stanley Tucci, en el papel del abogado desesperanzado en conseguir justicia para las víctimas.

La historia es lineal, con varios ingredientes de intriga -propios del género-, remarcados con ágiles diálogos acerca de la ética y la responsabilidad indirecta de los hechos investigados. El reparto en general está en un gran nivel, aunque quizás la nominación al Óscar de Rachel McAdams sea excesiva. Dos horas de buen cine para apreciar a una profesión en las que se han basado grandes títulos como el clásico “Todos los hombres del presidente” o la peruana “Tinta roja”.

Tráiler de la película, aquí

16.02 Spotlight.02

Anuncios

3 Respuestas a “Spotlight (3.5)

  1. Hola Kikin, gracias por la crítica, creo que quienes escribimos en un blog podemos identificarnos con los personajes… Como ellos a veces nos cohibimos si merece ser difundido o no… Es buena película, de lo mejorcito que ha salido este año, quizás haya gente que no sepa apreciar este tipo de películas pero yo sí las disfrute porque me puse en el lugar de los protagonistas. De los actores, me gusto Mark Ruffalo, se merecería el Óscar. Estoy de acuerdo contigo que Rachel McAdams no estuvo bien nominada pero bueno.

    Saludos,

    Renzo

  2. Pingback: And the Oscar goes to… (versión 2016) | Confesiones de un Escritor Impulsivo·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s