Ted 2 (2.5)

15.08 Ted 2.01

Cuando el oso de peluche dejó de sorprender

Era lógico suponer que el gran éxito del oso más guarroso de la pantalla grande tuviera su continuación. Pero no se le esperaba tan pronto. Quizás el fracaso, tanto en la crítica como a nivel de público, de “A Million Ways to Die in the West” apresuró a Set MacFarlane -director, productor, co-escritor y voz del degenerado peluche- a lanzar la segunda parte de su debut cinematográfico. El resultado es mediocre y está lejos de lo que fue el fresco, divertido y sorprendente Ted del 2012.

El principal fallo está en el desarrollo del guión. Ted se casa con la cajera del supermercado Tami-Lynn (¿por qué el doblaje español le cambia el nombre?) y deciden tener un hijo. Tras infructuosos intentos de inseminación artificial –que incluyen las secuencias más jocosas de todo el metraje- la única forma factible es la adopción. Durante este proceso, el estado se da cuenta que Ted no es una persona y a partir de entonces la lucha del oso por su legalidad se enmarca dentro del género de películas de juicios y abogados a la que se le agrega algunos toques de las road movies y otro tanto del de persecuciones. El resultado es una seguidilla de irregulares e inconexos gags durante las casi dos horas que dura la tediosa y previsible comedia.

El reparto actoral tampoco ayuda a levantar la historia. Mark Wahlberg estuvo bien en la primera parte pero aquí pierde gracia y (malos) modales. Lo más divertido de Amanda Seyfried es su parecido con Gollum y al secundario Giovanni Ribisi –uno de los que sobresalió en el primer Ted- le quitan relevancia para darle una corta y forzada participación. Ni tan siquiera la presencia de Morgan Freeman –repitiéndose en el mismo papel y tenor de los últimos años- acierta con su discurso final.

Lo que sí es destacable son los cameos de Liam Neeson, Jay Leno y el jugador de futbol americano Tom Brady, así como algunos sketch de grandes carcajadas en el estilo de los flashbacks aleatorios de “Family Guy” (con abuso de castellanización por el doblaje español). Lo mejor sigue siendo el aspecto técnico: Ted es real. Su textura, sus movimientos, sus sombras, en general, toda su animación es perfecta. La apertura musical –al estilo de la época dorada de Hollywood- es un claro ejemplo de los impecables efectos visuales.

Tráiler de la película, aquí

15.08 Ted 2.02

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s