Miguel Costas (4.5)

15.03 Miguel Costas.01

Intenso. Veloz. Vibrante. Miguel Costas y su banda nos atropelló con su punk rock en tan solo una hora, con un repaso de sus mejores éxitos como solista y, como no podía ser de otra forma, los grandes clásicos –del que fue autor o coautor en la letra o música-  que hicieron conocida su inconfundible voz en los mejores años de Siniestro Total.

Iniciaron el concierto a las nueve en punto de la noche. Se notaba que no estaban del todo cómodos en el pequeño escenario del mítico Cotton Club de Bilbao. En los primeros cinco temas sonaron los mejores cortes de su último disco “Alguien tenía que hacerlo” -“Más madera”, “No me da la gana”- y “Diferente” un avance de su nueva producción. Pero recién la banda y el público se empezaron a venir arriba con el primer set de Siniestro compuesto por “Assumpta”, “Pueblos del mundo ¡extinguíos!” y “Vamos muy bien”. Los casi 80 asistentes coreábamos a gritos los himnos de los vigueses.

15.03 Miguel Costas.02

Luego vino otro grupo de canciones de su nueva etapa en solitario en el que destacó de sobremanera el “Hasta los güevos” de su disco del 2008 “Condenados a Costas”, con una respuesta del auditorio que sorprendió y moló mucho al que se considera como “probablemente el mejor cantante del mundo”. Y luego otra vez las canciones de Siniestro bombardearon la última parte del recital con el archiconocido “Bailaré sobre tu tumba” y las recordadas por los más fanáticos “Que corra la nicotina” y “Nocilla, qué merendilla”. Con un público totalmente entregado, cerraron el concierto con los clásicos “¿Qué tal homosexual?”,  “Más vale ser punki que maricón de playa” y el mayor éxito de Costas de los últimos años: “Yo estoy bien, tú estás gordo”.

15.03 Miguel Costas.03

Lamentablemente por disposiciones municipales respecto al límite de horario para las presentaciones en público, no les dejaron completar los bises que tenían preparado –como puede verse en el setlist– y sólo pudieron despedirse con “Miña Terra Galega”, otra vez aclamado por toda la concurrencia. Miguel y los miembros de la banda se quedaron un rato para departir y sacarse fotos con los fanáticos que hacíamos cola tras el concierto. Me dijo el bajista Coché Vil que habían llegado a Bilbao aprovechando el tour que se había organizado con Tregua, -quienes hicieron de teloneros- pero que no es el show que están acostumbrados a dar, que el escenario les quedó muy chico y no pudieron hacer todo el ruido que llevan consigo. Espero que puedan volver pronto a un local más propicio -como el Kafe Antzokia o la Sala Azkena- para disfrutar otra vez, y con mayor tiempo, de la graciosa e impostada seriedad de Costas, de la calidad de los músicos que lo acompañan y de los temas que he cantado hasta rabiar desde mi adolescencia.

 “Pueblos del mundo, ¡extinguíos!” en el Cotton Club de Bilbao el 13 de marzo del 2015. Los oídos sensibles podrán reconocer la voz de un servidor al final de la primera estrofa gritando el clásico “¡Esas palmas, coño!”.

15.03 Miguel Costas.04

Anuncios

Una respuesta a “Miguel Costas (4.5)

  1. Pingback: Miguel Costas (4.5) | Confesiones de un Escritor Impulsivo·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s