Galicia y Siniestro Total

Galicia y Siniestro Total

Teníamos muchas ganas de recorrer Galicia con tiempo, sin prisas. Queríamos disfrutar de sus paisajes, sus playas, su gente y en especial de su renombrada gastronomía caracterizada por frescos bichos marinos cocinados de forma divina a un precio muy asequible. Varios amigos nos hablaron maravillas de esa tierra y algunos hasta nos hicieron una larga lista de recomendaciones de lugares y sitios para comer. Armar el itinerario para seis días de viaje se convirtió en un arduo trabajo de selección.

– o –

La primera vez que escuché a Siniestro Total fue en 1985. Un amigo del barrio me prestó un casete que contenía sus dos primeros discos. “Son un cague de risa” me dijo mientras yo asentía con la cabeza de solo leer algunos de los títulos de las canciones: “Las tetas de mi novia”, “La caca de colores” o “Más vale ser punki que maricón de playa”. Eran casi cuarenta canciones, ninguna con una duración mayor a dos minutos, de rápidos compases y jocosas letras. En la Feria del Hogar de ese año encontramos una cinta pirata de “Menos mal que nos queda Portugal”, el tercer álbum de la banda. El agresivo punk daba paso un rock and roll más elaborado y digerible aunque con el mismo cachondeo en sus estrofas. Fue el disco que nos convirtió, junto con mi hermano, en fieles seguidores de la doctrina de Hernández, Costas y Torrado, los miembros del grupo por entonces.

– o –

La elección de los sitios a visitar estaba siendo complicada. ¿Por dónde empezar? ¿A dónde seguir? ¿Dónde parar? Teníamos distintas alternativas pero el viaje era demasiado corto para cubrir si quiera con la mitad de las sugerencias. Hasta que una idea nos ayudó a clarificarlo a todo: “¿Y si hacemos la ruta Siniestro”? Habíamos crecido escuchando sus canciones y casi conocíamos Galicia solo de repetir una y otra vez temas como “Miña terra galega”, “Yo ya fui a Cangas del Morrazo” o “La balada de Cachamuiña y María Pita”. Hicimos una revisión pormenorizada de su discografía y en menos de una hora ya teníamos diseñado el trayecto. Nunca pensamos que lo de ser fanático nos daría para tanto.

– o –

El viaje fue un tremendo éxito. Recorrimos Santiago de Compostela, A Coruña y las Rías Baixas. Pero donde gozamos como niños fue en Vigo. Para nosotros fue como nuestra meca particular y todo hincha acérrimo de la banda debería visitarla al menos una vez en su vida. La playa de Samil, el estadio de Balaídos, el puente de Rande, las islas Cíes. Cada lugar por donde pasábamos nos recordaba alguna canción. Pensábamos si existían otras ciudades que pudieran identificarse tanto con algún artista. Quizás Liverpool y los Beatles o el Madrid de Joaquín Sabina. Pero no sé si alguna ciudad de menos de trescientos mil habitantes pueda ser tan trascendente como lo es para una generación gamberra que cuando escucha los primeros acordes de “Highway to hell” lo que canta es “Somos Siniestro Total”.

Con el fondo del clásico y pertinente “Miña terra galega” aquí les dejo un video que resume nuestro fantástico Siniestro Tour por Galicia.

Anuncios

13 Respuestas a “Galicia y Siniestro Total

  1. Pingback: Miguel Costas (4.5) | Confesiones de un Escritor Impulsivo·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s